11 de febrero de 2016

Hacer trámites en silla de ruedas es una odisea/pesadilla.

ojo (2)

 

La verdad que, como dice la imagen, es muy cómodo hablar de igualdad cuando la desigualdad la sufre el otro.

Hasta los 29 años de edad caminé como la mayoría de ustedes. Era “normal”.

El 31 de diciembre de 1998 tuve un accidente automovilístico. Después de 3 años (entre idas y venidas al Hospital Fernández en Capital Federal, Buenos Aires) y 21 cirugías reconstructivas, quedé en silla de ruedas. Viva, feliz por haber sobrevivido al accidente y a las estadísticas, pero en silla de ruedas.

Hasta ahí todo bien. Me adapté a mi nueva condición de ser una persona con discapacidad que vive en una ciudad y en un país donde, como dice la imagen que ilustra el principio del post, todos hablan de igualdad pero cuando la desigualdad la sufre otro.

Tristemente muy pocas personas demuestran empatía.

Ni hablar de los que nos gobiernan.

 

 

discapacitados1

 

El 31 de diciembre voy a cumplir 18 años que vivo mi nueva vida en wheelchair/silla de ruedas.

Digamos que hace 15 años (vamos a sacarle los años que estuve internada) que trato de ser parte de esta sociedad “normal” que camina, pero les comento que me la hacen MUY difícil, hermanos. Muy difícil. Annoyed

Rampas mal hechas. Escalones en edificios gubernamentales, en bancos, en negocios y en consultorios médicos. Veredas rotas y con obstáculos como mesas de bares, puestos de diarios y revistas, canteros, etc.,  y obviamente las calles rotas.

 

tirania

 

Hacer trámites si andás en sillas de ruedas es una odisea/pesadilla en 3D.

Cada vez que salgo es una lucha…

Hoy tuve que ir hacer el Certificado de Antecedentes que emite la Policía Del Chubut para presentar en mi trabajo. Tuve que ir a sacarme unas fotos (para el certificado de antecedentes) y al correo a pagar el arancel del susodicho certificado. Aparte fui a sacarme sangre, a hacer el trámite para renovar mi Certificado de Discapacidad, a la obra social y al banco.

Hacer TODO eso fue una osadía… Una pesadilla tipo la película Pesadilla en la Calle 13 en tres dimensiones, pero donde Freddy Krueger era un Boy Scout.

Mi santo Retoñor, mi hijo, el viento bajo mis alas, tuvo que llevarme empujándome la wheelchair/silla de ruedas (y eso que yo ayudaba) por esas callecitas y veredas de Trelew durante toda la mañana. El pobre quedó destruído, de cama. Ah! Y esta tarde tiene que ir a la universidad, cansado y todo.

Entre las veredas rotas, las rampas de las esquinas desastrosas e inaccesibles, las “rampas” de acceso al correo, los escalones de los negocios y de la Unidad Regional de la Policía del Chubut, fue una odisea digna de un Rally Dakar, un turismo de aventura, un deporte extremo.

 

really

 

TODO INACCESIBLE. ¡Todo! Porque por más que habían “rampas”, esas rampas eran HORRIBLES. ¿Quién las diseñó y las construyó?!?!?!!! ¡Por favor! Ni hablar de las “rampas” de las esquinas de las calles de Trelew. ¡Un desastre!

 

inclusion

 

Repito: Hacer trámites en silla de ruedas es una odisea/pesadilla.

Y hablando de odiseas…

Desde noviembre del 2014 estoy trabajando. ¡Ni hablar de la odisea que pasé para conseguir un trabajo, más estando en silla de ruedas! Y eso que antes del accidente fui docente por casi 9 años, así que el que no me dieran trabajo no era porque no sabía hacer nada, no tenía estudios o era una inútil, ¡el tema era que estaba en silla de ruedas! Punto.

Pero bueno, después de remarla en dulce de leche conseguí trabajo en lo que me gusta, en una escuela. No doy clases porque es una escuela Primaria (yo era docente en una escuela técnica, secundaria), pero trabajo en la secretaría y estoy con blancas palomitas a las que adoro y ellas me adoran a mí. Creo. ¡Jajaja! Open-mouthed smile (Blancas palomitas = alumnos con guardapolvos blancos. Smile)

Y si gente, a pesar de todo me río y trato de tomarme la vida con soda. Open-mouthed smile Ya he contado varias veces en el blog mis odiseas. Nyah-Nyah 

Eso sí, sepan que algunos “normales”, esos que caminan y que creen que nunca les va a pasar nada (ojo, que yo pensaba igual…), me la complican y hacen MUY difícil que viva tratando de ver el vaso medio lleno, tratando que le ponga onda y actitud positiva.

Y si… Esos “normales caminantes” me complican la vida no respetando los lugares reservados para Personas con Discapacidad, estacionándose en las rampas, haciendo las salidas de autos sobre la vereda empinándola de tal manera que tengo que ir de costado haciendo contrapeso para que no me dé vuelta con la silla de ruedas y quede desparramada en el piso.

Esos “normales” que caminan no me ayudan a sentirme incluída porque no piensan en el otro… Son muy desalmados, desaprensivos, faltos de empatía. Inhumanos. Si, inhumanos.

 

ojala nunca lo necesites

 

Ojalá que nunca les pase nada y no tengan que vivir la vida sobre una silla de ruedas.

Si les pasa… Preparensé. No es fácil… Pero si quieren, pueden “sobrevivir” en un mundo hecho sólo para los que caminan. Yo sé lo que les digo. Winking smile 

 

discapacidat arte

 

La fuente de las imágenes es la Página de Facebook de Vivir con Discapacidad.

Thumbs up

La Ivys on wheels!, Actualizado en: 19:45
 

© 2008 - diseñado por doxs | templates - todos los derechos reservados | Re tuneando por la Ivys, sépanlo!