2 de octubre de 2012

Hijo Mío | My Son

My Son

Imagen vía Pinterest

Hoy vi esta imagen en Pinterest con este poema que no pude descifrar quién lo escribía porque no se entiende el nombre de el o la autora. Amén que estoy chicata/miope, juas. Burla

Y traducido dice así:

Hijo mío

Te deseo
la fortaleza para
enfrentar los desafíos con total confianza...
junto con la sabiduría para elegir tus batallas cuidadosamente...

Te deseo
aventuras en tu viaje y
que puedas siempre detenerte para ayudar a alguien en el camino...
Escucha a tu corazón y asume riesgos cuidadosamente...

Recuerda cuánto se te ama ...

Me siento muy orgullosa de ti!

 

Y obviamente cuando lo leí pensé en dedicárselo a mi hijo el Retoñor, el viento bajo mis alas. Desternillado de risa

Aunque ahora de retoño no tiene nada, es un hermoso adolescente de 16 años que más que el viento, es el ventarrón bajo mis alas. Sonrisa

Los que me conocen desde que empecé el blog allá por septiembre del 2007 saben que uno de las cosas más importantes que yo cuento es que gracias a que siempre pensé en mi Retoño, el viento bajo mis alas, pude vencer - si es que lo quieren llamar de alguna manera - todas las complicaciones y las vicisitudes que pasé después que sobreviví al accidente que tuve el 31 de diciembre del ‘98 y que me dejó en wheelchair/silla de ruedas.

Si bien tuve la ayuda de Dios (siempre digo que mi fe también tuvo mucho que ver) guiando a un grupo excelente de cirujanos, médicos y enfermeras que hicieron de todo para salvarme – y lo lograron Sonrisa - lo que me mantuvo “cuerda” y con la mente en que tenía que salir adelante a pesar de las estadísticas (que estaban en mi contra) fue pensar en Damián, mi hijo. Él tenía 2 años cuando tuve el accidente, estuvo viviendo con el autor de mis días, su abuelo, a 1500 km de distancia y me fue a visitar cuando podía. Cada vez que lo hacía yo progresaba en mi recuperación, así que los médicos le decían a mi Little Sister y a mi Papá que trataran de que el retoñor me visitara más seguido así yo salía más rápido del hospital Sonrisa.

Tengo que agradecer a Dios que mi hijo es lo suficientemente inteligente para adaptarse a las circunstancias. A pesar de la distancia, entre él y yo el vínculo madre e hijo nunca se debilitó, se hizo más fuerte.

Siempre cuento que cuando volví la 1º vez a casa después de estar casi 14 meses internada en el Hospital Fernández (desde enero del ‘99 hasta fines de febrero del 2000), un día estábamos por almorzar y Damián sentado cerquita mío (nunca se separaba de mi lado) me dice:

“Má, escuchá (agarrando mi mano con su manito y poniéndola en su pecho) mi corazón dice que está enamorado de vos…”

Y yo morí de amor…

A pesar de todo lo malo que pasé en esos 14 meses (cirugías, infecciones, pinchazos, estar al borde de la muerte), el estar ahí sentada en mi silla de ruedas al lado de mi retoñito de 3 años con su manito sobre la mía en su corazón escuchando que decía que estaba enamorado de mí, ese mágico momento hizo desaparecer toda la angustia en un segundo y me hizo agradecer el estar viva, no importaba que estuviera sentada en una silla de ruedas, estaba VIVA y con mi hijo diciéndome, a su manera, que me amaba con todo su corazón.

No es fácil aceptar que las cosas no van a ser como antes, pero vale la pena pasar por todo lo que estoy pasando si tengo a mi hijo, el viento bajo mis alas a mi lado diciéndome, a su manera, que me ama con todo su corazón.

A él va dedicado ese poema que encontré y que está al comienzo del post. Sonrisa

Retonio- y yo

Mi Retoño y sho en el 2003. Desternillado de risa

La Ivys on wheels!, Actualizado en: 19:13

3 comentarios:

  1. utas che que casi me se pianta el lagrimon vio

    ResponderEliminar
  2. Ey, soy yo que no sé buscar o no hay foto actualizada de Retoñor? Me imagino lo grande que debe estar!!! Besos para los dos! :* y :*

    ResponderEliminar
  3. Qué hermoso poema!!!
    :)

    Un beso y un abrazo de oso!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Pasen y dejen sus dimes y diretes!!

Gracias!!!
:)

 

© 2008 - diseñado por doxs | templates - todos los derechos reservados | Re tuneando por la Ivys, sépanlo!