Trelew - Chubut

 

19 de septiembre de 2011

Confesiones de fin de invierno. [II]

800px-D_Hoarfrost1

No sé si será porque nací en invierno y a pesar de la estación ese día corrió el viento Zonda y parecía verano como si estuviéramos en Nueva York o Los Ángeles (¿? ¡Ajajaa!), pero la cosa es que tengo que confesar que yo odio el verano.

Así no más, sin vueltas.

Tal vez será porque nací en la provincia de San Juan, en el noroeste de la Argentina, un lugar donde el verano es insoportable por más que vayas al río o a las piletas de los clubes, o estés “manguereándote” (entiéndase mojarse con la manguera con agua que sale tibia por cierto) todo el santo día, y aún así seguís sintiendo calor como si estuvieras en el mismísimo infierno.

También puede ser porque como estoy en silla de ruedas no puedo ir a la playa que está a 20’ de casa y meterme al mar como lo vine haciendo por casi 17 años, es decir, desde diciembre del ‘81 hasta diciembre del ‘98, el mes que tuve el accidente.

Y podría seguir enumerando miles de motivos - si, miles, aunque suene exagerada - por los cuales no me gusta el verano, pero creo que lo de no poder ir a la playa es el que está en el lugar número 1.

Y miren que le pongo onda, ¿eh? Pienso que, por ejemplo:

  1. En invierno se me hielan “las patas” (los pies).
  2. Abro la ventana y cuando respiro, el aire frío me congela hasta el cerebro.
  3. Tengo que salir tan abrigada que a veces es un milagro que pueda moverme en la silla de ruedas por mí misma. ¡Aajaja!, y si, no saben que difícil es manejar con guantes.
  4. Muchas veces llueve y también se me complica salir.

Pero bueno, por más onda que le pongo después pienso:

  1. En verano, por más que estemos en la Patagonia, las noches son insoportables para dormir cuando hace calor (y hay noches que hace muuucho calor, se los aseguro).
  2. Los mosquitos se hacen el festín cuando dormimos destapados. 
  3. Cortan el agua porque a todos se les ocurre cargar las piletas de lona y las piscinas (para decirlo más fino, jajaja), o “manguerearse” por horas y convengamos que Trelew creció y las reservas de agua son para una ciudad de 30.000 habitantes cuando ya somos 114.333 según el censo (2011).
  4. Los ventiladores llega un momento en que largan aire caliente.
  5. Soy pobre y no tengo para comprarme un aire acondicionado. ¡Ajajaa! En serio, es la verdat.
  6. Estar frente a la compu es lo mismo que estar frente a un radiador de calor.
  7. A veces se corta la luz por el calor (y si, hasta eso pasa).
  8. Nada dura fresco en la heladera porque estamos a cada rato abriéndola para sacar agua o algo para tomar.
  9. Me pongo de muy, muuuuuy mal humor. Si, aunque usted no lo crea soy casi un ser humano, ¡ajaja!.

Y puedo seguir enumerando contras, pero la número 9 es la “más pior”, digamos que es  la que ocuparía el lugar número 2 en mi lista negra de los motivos por los cuales “odeo” el verano, ¡ajajaja!

Eso me pasa con el verano.

Pero debo confesar que cuando empieza la Primavera me pongo media contenta - si, hasta por ahí no más por mi alergia más que nada – y paso a enumerar algunas razones:

  1. Porque me gusta cuando los teros andan a los gritos (que los he escuchado poco este año porque están construyendo muchos barrios cerca de casa y les están sacando el terreno donde hacían sus nidos).
  2. Porque me gusta que los días empiecen a alargarse.
  3. Porque puedo desabrigarme un poco, no mucho.
  4. Porque en el aire se respira la ceniza (ajajaja) y el aroma de las flores que empiezan a salir en los árboles y en las plantas. Igualmente les digo que las flores y las plantas en primavera son mis peores enemigas pero me gustan, soy masoquista, ¡ajajaja!.
  5. La Primavera es romántica. Si, ya les dije que soy casi un ser humano, tengo sentimientos y me pongo romántica, je…

primavera

En fin, así es con mi verano-fobia (¿?). Sé que es un invento esa palabra ¿o existe?, bueno, la cosa es que pensándolo bien lo mío no es fobia, no le tengo miedo al verano, ¡¡¡lo odiiioo!!! ¡Ajajaja! 

Pero convengamos – y acá viene mi ambivalencia que si viviera junto a la playa y pudiera tener una rampa que me lleve hasta la orilla del mar aunque sea para poder meter “las patas” (los pies) en el agua, tal vez, tal vez, las cosas serían diferentes.

O en su defecto el panorama cambiaría si tuviera esta wheelchair:

allterrainwheelchair

 

¡Aaaajajajaaa! crazy2

 

 

¡Buen lunes y buena semana Gente!

 

actitud_RVyolYo vivo en mi pequeño mundo, pero está bien, ellos me conocen acá.

La Ivys on wheels!, Actualizado en: 11:35

3 comentarios:

  1. Yo también "odeo"el verano, acá en Buenos Aires es terrible..Aparte me hace sentir mal, no me gustaaaaa!!!!!!!En invierno te abrigás y listo pero con "la calor" qué hacés?
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Ja!! Tenía ya ratitos de no pasar por aqui, pero veo que has hecho un buen resumen de las estaciones del año... :)

    Aqui en mis laredos (en Centroamérica), las estaciones no son tan marcadas...estamos en invierno pero tenemos días soleados con noches lluviosas, y un poco de calor más o menos en marzo o abril... es un clima bastante estable, si quieres venir a darte una vuelta, serás bien recibida... ;)

    ResponderEliminar
  3. A mí no me gusta el verano mucho mucho, pero sí la primavera!!
    Por eso, mis deseos para vos!

    Cariños!
    http://labandasiguiotocando.blogspot.com/2011/09/primavera-por-santana.html

    ResponderEliminar

Pasen y dejen sus dimes y diretes!!

Gracias!!!
:)

 

© 2008 - diseñado por doxs | templates - todos los derechos reservados | Re tuneando por la Ivys, sépanlo!