19 de noviembre de 2009

¡Estoy con vos Anabel! [Solidaridad.]

Lo que voy a transcribir a continuación es algo real, que pasa en este mundo, y que es una vergüenza que suceda. Le pasó a Erik, hijo de Anabel, autora del blog "El sonido de la hierba al crecer".

anabel dijo...

Fernando, corazón, yo ya sabía que esto en algún momento pasaría; pero no lo esperaba tan pronto.
Erik se lleva muy bien con los niños. Pero últimamente alguno le está no sólo colgando el "sambenito", sino también pegando. (la madre de ese niño dijo: "pégale, a ver si se espabila", ya ves).
Lo peor son los padres, cuyos hijos están en un grupo de integración; podría poner algún ejemplo más. Mira, una madre pretende que Erik se vaya del grupo porque "mientras haya niños como Erik en el grupo, habría que quitar todas las tijeras. Y mi hijo tiene que aprender a recortar".
En fin, Erik sabe recortar desde hace muchísimo tiempo. Y jamás mi hijo ha tenido comportamientos agresivos.
Es que es muy fuerte todo, corazón.
Muchos besotes para los cuatro.

 

Erik tiene autismo, pero eso no le da derecho a nadie a tratar diferente a un niño de 5 años.

Quiero copiar acá la entrada de Anabel completa, tal cual ella la publicó en su blog, porque no tiene desperdicio. También si quieren votar el post en Bitácoras, acá les dejo el enlace/link

Y ojalá que las cosas cambien para bien, si no, no sé qué nos espera si como padres no sabemos enseñar a nuestros hijos a respetar al otro tal cual es, sin discriminar y recordando que todos somos iguales, diferentes, pero iguales en muchíiismas cosas.

Los dejo con la entrada de Anabel.

 

Ni el autismo, ni tampoco el mobbing... ¡Adelante!

 

karlos 20 Fotografía de Karlos Wayne.

Ésta es la entrada que más me ha costado escribir. Deseo mantenerme serena, porque así quiero pensar. Aunque mi corazón y mis sentimientos me dicen que no se pude entender la intolerancia, ni la falta de respeto ni el acoso al débil.

Como una bestia ha irumpido el mobbing en la vida de Erik, lo están acosando. Mi hijo tiene cinco añitos. Sólo es un niño pequeño. Una personita inocente que está descubriendo el mundo. Un luchador que está arrinconando al autismo día a día.

La semana pasada tuve una reunión con el director de la guardería. Erik está en un grupo de integración. No voy a entrar en detalles porque me resulta muy doloroso. Algunos padres no sólo están malmetiendo en contra de Erik, sino que están azuzando a sus hijos. Y no me sirve de consuelo pensar que sólo son una minoría. Esos padres estaban informados y han estado siguiendo el gran desarrollo de Erik.

Positivo es que la dirección de la guardería está de nuestro lado, y desea atajar el problema de raíz. Se va a convocar una reunión de padres para tratar el tema y poner a cada uno en su sitio. Por estar de vacaciones la educadora de Erik y acercarse las fechas navideñas, quizás tengamos que esperar hasta enero. Pero mientras ya estamos preparándonos para, desde el respeto más absoluto, actuar con firmeza.

He redactado una carta que entregaremos a todos los padres el día de la reunión. Y esa carta se está traduciendo a muchos idiomas para preparar un librito con el lema “Un niño y el mundo unidos frente a la intolerancia”. Además, estoy preparando un cuento interactivo “Todos somos diferentes” para trabajarlo también con los niños. Unos niños que adoran a Erik y que, como él, no tienen ninguna maldad.

Os dejo con la traducción de la carta al español. Tengamos confianza, como me ha comentado mi amigo y escritor Pere Herrero Amorós, “en que esta carta, sensible y detallada que has redactado, abra los ojos a los que no quieren entender lo valiosos que son esos primeros años, en los que se descubre el mundo y se enriquece con la experiencia de todos”.

Gracias a todos los que estos días me estáis ayudando con vuestro apoyo. Y a los que me estáis ayudando con las traducciones.

 

UN NIÑO Y EL MUNDO UNIDOS FRENTE A LA INTOLERANCIA

 

Queridos Padres:

Soy Erik y me gustaría presentarme.

Soy un niño muy feliz, al que le encanta reír, jugar o aprender. Como vosotros, tengo sueños y deseos: disfrutar una vida plena entre las otras personas.

Vengo todos los días a la guardería. Genial que tengamos un grupo de integración. Aquí podemos empezar nuestra educación en el respeto y la tolerancia. Eso me encanta. Me siento fenomenal en la guardería. Me gusta jugar con los otros niños y aprendo muy rápido más y más.

Sencillamente es así. Continuar con mi desarrollo. Eso me hace muy feliz. Soy sobre todo un niño como todos los niños. Por eso tengo mis puntos fuertes y mis puntos débiles. Necesito cariño, reconocimiento y elogios.

Me duele cuando escucho comentarios malos sobre mí. Pienso que nadie se los merece. El rechazo hace mucha pupa.

La técnica, construir o los números son geniales. Creo que seré ingeniero, como mi papá. Periodista como mi mamá pienso que no, aunque ya sé leer y escribir todas las letras y muchísimas palabras. Porque yo no soy un tonto.

NI siquiera soy un autista, tengo autismo. Y el autismo de ninguna manera va a ser un problema para mi desarrollo. Soy un luchador, quiero aprender y conseguiré lo mismo que vuestros hijos.

No os preocupéis, ahora explico qué es el Autismo. No hay que tenerle ningún miedo. Nosotros amamos, sentimos, lloramos, disfrutamos, padecemos, nos comunicamos, jugamos… Solamente necesitamos al principio más ayuda, orientación y estructura. Vuestro apoyo ha sido, por eso, muy importante para mí. Muchísimas gracias.

Las personas con autismo tienen problemas con el lenguaje y la comunicación.

Bueno, cuando era pequeñito no podía hablar. Pero ahora incluso hablo dos idiomas. Vuestros hijos están aprendiendo español conmigo, ¿no es fantástico?

Hay que hablar conmigo muy claro, no muy alto, con frases cortitas y siempre de frente. Yo contesto con muchísimo gusto. Conozco muchísimas cosas, que seguro que a vosotros os interesan. Probad a hablar conmigo, ya veréis cómo os encanta.

Con mucha frecuencia puedo decir las cosas que me molestan: algunos ruidos, el jaleo, los movimientos incontrolados, cuando un niño llora o cosas que están rotas. Pero a veces no puedo decirlo porque me pongo nervioso. Sobre todo si alguien me ha tocado la cabeza, cuando mucha gente me quiere estrujar o si me han mordido o pegado. Entonces me cuesta contarlo, y tampoco digo que me quiten el jersey aunque esté sudando o que mis zapatos están al revés.

He descubierto lo bonito que es expresar deseos. Digo qué comida me gusta, cómo me encanta jugar con los niños o qué regalo me pido para mi cumple.

Ya sé que a veces necesito un poquito más de tiempo para entender y contestar, sobre todo si hay mucha gente y todos hablan a la vez.

Me interesan muchas cosas. Por eso pregunto y pregunto. Y siempre les digo a los niños si puedo jugar con ellos. Me pone muy triste cuando me dicen que “no”.

Sí, ahora puedo hablar, pero no entiendo la incomprensión de algunas personas.

Las personas con autismo tienen problemas con la socialización

Las personas hablan sin parar y la vez, hay montones de estímulos alrededor, mi cerebro trabaja mucha información al mismo tiempo y mi percepción es mucho más sensible. Pero yo estoy en este mundo, no en mi mundo. Por cierto, un mundo donde hay cabida para todos. Todos somos iguales, todos somos diferentes.

Hay muchas personas que necesitan ayuda. Pero, ¿sabéis?, yo tengo trillones de ventajas: puedo aprender, y ¡cómo!

Mis papás, mis terapeutas, mis educadoras, los niños y también vosotros, que sois los papás de mis amiguitos de la guardería, me enseñáis. Soy muy aplicado. Por ahora ya he logrado aprender a imitar, a jugar, a comportarme, a emocionarme…

Un gran trabajo. Mi trabajo, aunque sólo soy un niño. Bueno, en realidad ya soy grande, y dentro poco podré tocar el techo con mi mano. Pero mientras no alcance el techo, puedo disfrutar lo que me hace bien y me encanta: JUGAR.

¿A que también les gusta jugar a vuestros hijos? Es genial, y mucho mejor con otros niños que solito. Con vuestros hijos puedo seguir desarrollando mi fantasía, entender más reglas, los chistes o la picardía. Desafortunadamente aprenderé también cosas con las que no estoy de acuerdo, como la mentira o a fingir o a acusar a otros.

Pero tengo algo muy claro. De ninguna manera quiero aprender a herir con mis palabras a los demás adrede, ni a insultar ni a rechazar a nadie.

Las personas con autismo mantienen comportamientos repetitivos y les cuesta aceptar los cambios

Vale, yo era así antes. Explico por qué. Como me costaba entender este mundo tan inquieto, necesitaba rutinas y repetir lo conocido, pues eso me daba seguridad.

Así, quería ir siempre por el mismo camino, me gustaban sobre todo los objetos que yo podía manipular (encender y apagar, por ejemplo) o construir cosas en fila y muy ordenadas. El caos y lo nuevo me daban mucho miedo.

Ahora ya no. Cada día descubro que el mundo es una aventura. Yo soy un explorador nato, que siempre debe estar muy bien preparado . Voy a usar una metáfora: mis papás me dan el mapa, la linterna, el equipamiento, las orientaciones, las posibilidades de caminos y el destino. Pero poco a poco voy necesitando conocer el destino y menos equipamiento. ¿La mejor ayuda? Anticiparme qué va a ocurrir.

Espero no haber dicho demasiado, o demasiado poco. ¿Dónde está la frontera? No lo sé muy bien. Aunque yo piense que ya soy grande, en realidad sólo soy un niño con un futuro ancho, sin límites y desconocido. Como el de vuestros hijos.

Nosotros, los niños del mundo, no tenemos problemas al pensar en el futuro, la tolerancia, el respeto, la inclusión, las posibilidades o los derechos. Somos inocentes, es decir, somos niños.

Queridos padres, nuestra vida y futuro están también en vuestras manos.

Erik.

 

 botonD
La Ivys on wheels!, Actualizado en: 0:01

15 comentarios:

  1. Pufff... no se ni que decir. Es una situacion limite para una mama.
    Mi hijo mayor, Tomás ha sido y es discriminado en el cole, en el club, en natacion... por ser gordito. Le escriben mails insultandolo, le ponen apodos horribles, no lo invitan a ningun actividad extra.. y es horrible.
    Le gusta una chica, que no lo quiere ni tener cerca, porque dice que le da "asco"...
    He hablado hasta el cansacio con el cole y otras madres... pero la cosa es de los chicos y mucho no puedo hacer.
    Algun dia imagino que podre hablar del tema en mi blog, pero aun no encuentro palabras para todo ese dolor.
    No imagino la amargura de esa mama.
    Todo mi apoyo para ella.

    Un beso ♥

    ResponderEliminar
  2. Qué doloroso todo, y qué injusticia. El tema es trabajar con los padres y que puedan modificar, que aprendan a no discriminar No es fácil, pero se puede.
    Yo trabajé con grupos de teatro de integración, la mitad del grupo eran chicos fronterizos. Al principio fue muy difícil, muy fuerte.
    Muchos no fronterizos se fueron (y a una la tuve que rajar yo...) Pero al final los chicos fueron aceptados con sus diferencias y todos aprendieron lo rico que tenían para dar y terminaron amándolos con todo el corazón.
    Ojalá que se resuelva todo, que la gente aprenda, que dejen la crueldad y sean más humanos.
    Imagino lo que esta mamá debe estar sufriendo...
    Un fuerte abrazo para ella, le deseo toda la fuerza y la calma, y que el angelito de la guarda de Erik mueva las alitas y coloque las cosas en su lugar.
    Que tengan un hermoso y pleno día.

    ResponderEliminar
  3. que terrible, lo que debe sentir esa mamá y ese niño, porque la gente es tan injusta, como en estos casos, porque no pueden aceptar a los diferentes, y ya, si no les piden más que se los acepten.....
    Esta sociedad y no me canso de repetirlo es una mie....... y si ya sé qeu vos me dijiste que yo también estoy dentro, pero yo no discrimino, me acerco si puedo ayudar, odio que la gente sea tan superficial,.....
    Mucha fuerza para erik y su mamá

    besitosss
    andrea
    reflejos femeninos

    ResponderEliminar
  4. Es muy doloroso que pasen estas cosas y mas cuando tocan a un hijo que verguenza de padres que le s empujan a hacer esas cosas
    un beso

    ResponderEliminar
  5. estoy perpleja, no tengo palabras en este dia para comentar, solo decirle que con mi corazon estoy con ellos, que les deseo lo mejor y que tengan mucha fuerza.

    gracias Ivyta, no todo es felicidad ,tu posteo ha sido instructivo a pesar de todo.
    beso.

    ResponderEliminar
  6. muñequita perpleja por los padres, no los entiendo...Erik necesita de las tijeras como sus compañeritos para recortar, esas cositas que hacen los niños en el jardín y la primaria.
    Pueden ser tan ignorantes algunos padres???

    Es un tesoro de Anabel, dulce, sin ninguna maldad, espero que no recuerde el mal momento que gente mayor le hacen pasar.

    Muy dolida me siento.

    Con respecto al comentario de Lu, no entiendo como se puede tener compañeros así, me hace llorar tu relato Lu.

    A mi Lucía que no tiene problema de peso y nada visible, durante toda la secundaria le tocaban el culo. En las reuniones algunas madres decían
    'si vienen con guardapolvo corto excitan a los varones'

    les contesté
    'si sales con un escote, cualquier tipo tiene derecho a tocarte las tetas?'

    aclaro que en la escuela no se permiten short, ni minifaldas

    un jean y el guardapolvo encima, eso excita a los hijos de algunas señoras???

    Saben lo que sucedía con esos chicos??? miraban Venus -canal porno para los que no conocen- desde pequeñitos...entonces me encontraba entre la encrucijada de detestarlos o sentir lástima, la última es la prosperó...siento lástima.

    Hoy son amigos inseparables, todo quedó atrás...pero quién le quita al agredido los malos momentos???

    Besos mi vida, me entristece saber que nuestros hijos se mueven en sociedades así.

    ResponderEliminar
  7. Hola, corazón. Muchísimas gracias por esta entrada tan preciosa que dedicamos a todos los niños, esos niños inocentes que sufren acoso.
    Con información y concienciación, siempre con profundo respeto, iremos poco a poco cambiando las cosas.
    En nuestro caso estamos ya en ello para zanjarlo de raíz. Aún nos queda esperar un poco para la reunión con todos los padres...
    En fin, hoy me siento muy cansada. La tensión pasa factura en el cuerpo. Pero mi cabeza sigue serena y sin perder ni un ápice de fuerza.

    besotes enormes.
    PD. Me instlaé el firefox, por fin, y ya no tengo problemas con tu blog. Qué biennnnnnnnnnnnnnnn!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Ante todo mi solidaridad con esta mamá que sufre y mucho; desde aqui le envío toda mi energía para que esta situación se revierta.

    La discriminación y agresión por parte de los niños, lamentablemente es la copia fiel del comportamiento de sus padres, y modificar esta conducta, implica que el cambio se produzca desde los mayores SIEMPRE.

    Los niños aprenden lo que ven, escuchan, sienten.
    De adultos discriminadores, que insultan al que no es igual que ellos, es la "enseñanza" más que suficiente para que sus hijos hagan exactamente lo mismo, pues sienten y creen que es lo correcto.

    Por tal, todos los adultos observemos como hablamos, como nos dirigimos al resto de las personas, pues cualquier palabra denigrante o actitud de rechazo delante de un niño, hará que ese niño adopte la exactamente la misma.

    Seamos parte del cambio, desde nuestra actitud cotidiana, seamos con los demás, como realmente deseamos que sean con nosotros.

    El respeto, los buenos modales, sonreir, saludar cordialmente ¡¡no cuestan dinero!!, pero además generan la posibilidad no solo de una mejor vida para niños como Erik o como Tomás -el hijo de Lu-, sino para todos, TODOS, incluso nosotros mismos.

    Todo lo bueno que brindamos, nos vuelve multiplicado!!!
    Y lo malo, también!!

    Seamos docentes "de vida" para todos los que nos rodean!!

    Besotes amiga y disculpe el largor de mi comentario!!!

    ResponderEliminar
  9. Mi querida Ivy! me hierve la sangre con esta gente. Por qué no suman? Si sus ´´hermosos hijos´´ tuviesen un problema la lucharían o culparían a Dios, a la sociedad o whatever. El autismo no es contagioso, sólo pueden contagiarse las ganas de luchar, el ejemplo, y eso no es nada malo. Sólo tengo un sueño, que aquellos que tanto discriminan vivan un día con las dificultades que enfrentan aquellos a quienes discriminan, en la cancha se prueban los potros!!! Un beso grande

    ResponderEliminar
  10. Qué furia, viejo... qué furia!
    Seguro que al pega, a ese nadie lo discrimina, pq lo tienen que integrar... pero al que tiene que ser integrado, ayudado y estimulado, no dudan un instante en hacerlo a un lado.

    Me enerva además la gente que tiene pasto en la cabeza y pretende inculcarse a sus chicos, son negligentes, son irresponsables... porque también esos nenes son víctimas, ellos que están aprendiendo a diferenciar lo bueno de lo malo, están siendo mal guiados y no pueden hacer nada al respecto.

    Mucha furia me da.

    Increiblemente conmovedora la carta que prepararon. Si eso no les abre los ojos a todos esos, pues realmente son desalmados: no tienen un alma, no señor.

    ResponderEliminar
  11. Una excelente entrada como siempre, que nos deja para reflexionar y poner en práctica el asunto de la tolerancia... a veces pareciera que el tema es más difícil de lo que debería ser.

    Besos ;)

    ResponderEliminar
  12. Hola Ivy!! Cómo no sentirse mal ante esta intolerancia. No hay palabras para describir semejante actirud. El sentimiento de esa madre es algo que no se puede describir. No se que decir amiga...
    Es demasado doloroso. Me solidarizo con la familia y si puedo ayudar de alguna forma, estoy aquí.
    Besossss

    ResponderEliminar



  13. Gracias por pasar, gente linda!

    Y la verdad que ojalá que lo de Erik se solucione y pueda seguir disfrutando de su niñez, como se lo merece!

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  14. Muy conmovedora la carta, no se comprende que haya padres que actúen asi, que no tengan piedad por un niño de solo 5 añitos, que no comprendan el amor y el dolor del otro. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar

Pasen y dejen sus dimes y diretes!!

Gracias!!!
:)

 

© 2008 - diseñado por doxs | templates - todos los derechos reservados | Re tuneando por la Ivys, sépanlo!