Trelew - Chubut

 

8 de octubre de 2007

Los ojos de un niño.

Una de las cosas que hago para ganarme la vida - si, gente..., tengo que trabajar para comer... jejejeeee... - es dar clases de apoyo a niños que van a la escuela primaria y secundaria. ¡La docencia es mi pasión!, y me encanta hacerlo, más cuando son chicos entre 7 y 11 años. Cuando trabajaba en la Politécnica, eran adolescentes entre 13 y 17 años, aunque dí clases en el turno de la noche donde mis alumnos fueron "jóvenes" de 20 y pico para arriba. Yo tenía 19, así que fue un desafío, pero lo superé...

Decía que doy clases en mi casa por las tardes y alguna que otra mañana, y estas últimas semanas mis alumnitos han sido pequeños de 7, 9 y 11 años. Son un amor!!! Re-dulces.....

Mientras hoy daba clases a uno de ellos, de 7 años y esos dientes a medio salir y esa curiosidad que tiene todo niño, me dí cuenta de algo muy curioso...
Los ojos de un niño miran con el corazón...

Muchos de ellos vienen y me miran con esos ojos curiosos de ver por primera vez una "maestra" - o "seño" como dicen ellos - , en silla de ruedas, y casi siempre me preguntan que me pasó. Les cuento que tuve un accidente y por eso estoy así. Listo! Me miran, dicen: "ahhhh..." y empezamos con la clase...

De ahí en más, soy Ivana o seño, y la pasamos re bien!!, aprendiendo las sumas, las letras, las fracciones, a leer sin errores y respetando los signos de puntuación, exclamación y pregunta...

Sus ojos solo estan en el cuaderno, o en el libro, o en mis ojos cuando me cuentan sus aventuras o lo que les pasó en el cole...

Solo miran la silla cuando me separo de la mesa y voy a abrir la puerta cuando vienen las mamás a buscarlos, les llama la atención que vaya marcha atrás o como muevo mi pierna que no dobla para no atropellar nada.

Los ojos de un niño....

¡Cómo me gustaría que muchas de las personas con las que convivo me miren con esos ojos! Y no hablo de mi familia, porque sus ojos estan llenos de amor y me miran como la Ivana que soy, solo que tienen que mirar un poco mas abajo de lo acostumbrado, porque estoy sentada...

Muchos en la calle me miran como si fuera un fenómeno, algo que puede ser contagioso si pasan muy cerca, con ojos llenos de lástima como si me hubiera muerto... , o los ojos llenos del:"Pobreciiitaaa..." Es más, muchas veces llaman para preguntar si hago trabajos de transcripciones (he puesto uno que otro anuncio, total!, sentada estoy frente a la compu, así que no me cuesta nada, jejejeje), y cuando he dicho que tienen que venir a casa para traer los apuntes o lo que fuere porque estoy en silla de ruedas y trabajo en casa..., no sé más de ellos... Y sii..., para algunos no caminar significa no pensar, no vivir, no existir... Pero ché!, no puedo caminar pero puedo pensar!, soy casi un ser humano... jajajaja!! :)

Por eso, cada vez que vienen mis alumnitos me siento tan agradecida porque para ellos soy Ivana, y la silla de ruedas pasa a segundo plano.

Y como puse anteriormente, los ojos de un niño miran con el corazón...

Deberíamos ser como niños, y las cosas serían de otro color...

Y antes de terminar, creo que la culpa de que la mayoría de las personas nos miren con otros ojos, es nuestra, de los que andamos en silla de ruedas. Si bien no nos es fácil salir porque todo esta llenos de obstáculos, nunca hemos hecho lo suficiente para cambiar la situación. MEA CULPA. Debería salir más y mostrar que, a cualquiera le puede pasar y que somos personas que tenemos los mismos derechos para andar y disfrutar de la vida.

Bueh!, pero hoy llovió en mi ciudad y mi silla no es anfibia... así que tendré que esperar a que el tiempo mejore y las calles se sequen, jijijiiii.... ;)
La Ivys on wheels!, Actualizado en: 20:18

2 comentarios:

  1. Bien, bien asi se habla.!!!!
    Pero hoy nada de palmaditas a tu ego, vamos mi Niña te digo mi niña no por pequeñita sino por gran mujer que eres y un mimo como mi niña se que lo sabés apreciar, yo para mi mamita siendo una mujerona de cerca de 60 años era su niña, su nena, es cariño, afecto no discriminacion de ningun tipo.
    Claro que tu puede, claro que si, ahi estas dando tus conocimientos a niños que son el futuro del paìs, claro que vales y muchisimo y tu tienes que decirselo a todos, aqui estoy, aqui voy.
    Si no hay rampas pedirlas, si no hay bocacalles para sillas, pedirlas, salir salir , eres un precioso ser humano mejor que muchos de dos patas que andan por ahi de pestado, Diosito todavia no los vió.
    Tu puedes y espero saber de tus logros al respecto, por ti.
    Si lo demas miran otras cosas, sonrieles pobres... no saben lo que hacen.
    Con todo cariño y tu sabes que es así.-

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa. La mirada de los niños es alucinante. La mirada de los adultos es de miedo. Y ya sabemos, los niños no tienen miedo a nada, por eso son felices y te miran sin drama. Por cada mirada no correspondida que te hagan, dales un saludo para que como decís, se den cuenta que sólo estás en un silla de ruedas, no sos una astronauta y hablás el mismo idioma y pensás y esas cosas. Y sobre que no saliste porque tu silla no es anfibia...no pasa nada, ya sabés que siempre sale el sol. Besos.

    ResponderEliminar

Pasen y dejen sus dimes y diretes!!

Gracias!!!
:)

 

© 2008 - diseñado por doxs | templates - todos los derechos reservados | Re tuneando por la Ivys, sépanlo!