19 de septiembre de 2007

¡Salió el sol! ¡Al fin!

Ya llega la primavera!!!, mi estación preferida del año. Ni frío ni calor. Bah!, acá en la Patagonia más frío que calor, jejeje, pero se sobrevive. Una de las cosas que más extraño, es la de salir a caminar en las tardecitas de Trelew, en las cuales la naturaleza hace ver que la Patagonia no es tan rebelde. Los árboles están floreciendo, los jardines toman otro color...

Anoche estuve navegando por Internet y buscaba blogs sobre personas de estuvieran en las mismas condiciones que la mía, es decir en silla de ruedas. En un directorio de blogs, encontré uno que me llamó la atención: “Discapacidad en la Argentina”. Muy interesante – lo recomiendo-, pero me hizo pensar....(si, gente..., a veces pienso...)

Discapacidad..., ¡qué palabra!

Cuando estuve en la escuela secundaria, el director de, en aquel entonces, la E.N.E.T.Nº 1 de Trelew (si, gente, soy de la vieja escuela técnica... que ya ni existe ... o mejor dicho, ya no es como antes), era fanático de la etimología (origen de las palabras) y cada vez que teníamos hora libre, venía y empezaba con su cátedra de dónde venían las palabras....

Retomo. Discapacidad... según el diccionario de la Real Academia Española, dice que es la cualidad del discapacitado. Me fui a ver discapacitado, y decía: Dicho de una persona, que tiene impedida o entorpecida alguna de las actividades cotidianas consideradas normales, por alteración de sus funciones intelectuales o físicas. (Ok., suena muy linda, pero no me gusta!!!!)
Es decir que estoy alterada en mi función física de caminar, tal que me impide o entorpece alguna de las actividades cotidianas “consideradas normales”.
Muy bien. Entiendo lo que dice la Real Academia Española, pero no lo acepto.

Entonces..., como me quedé rumiando el significado de las palabras, fui y busqué “capacidad” y encontré lo siguiente: Aptitud, talento, cualidad que dispone a alguien para el buen ejercicio de algo. Oportunidad, lugar o medio para ejecutar algo. Es decir, que todos, en algún aspecto u otro, somos discapacitados si aplicamos la definición de “capacidad” como ley pareja. Ejemplo, si no soy abogada, soy discapacitada en cuestión de leyes, o si no soy médico, maestro, arquitecto..., en fin... puedo seguir con la lista.

Ojo!!!, puedo estar equivocada..., y tal vez no acepte la palabra discapacidad porque tengo cosas internas que resolver y no lo hice, dijeran mis sicólogas. (Tuve dos durante los meses que estuve internada – en total, como 41 meses, uniendo todas las internaciones-)

Creo que todos tenemos capacidades diferentes, unos más desarrolladas que otros.
Sé que por estar en silla de ruedas, tengo un impedimento físico para desarrollar las tareas “consideradas normales”, pero no por ello, significa que me tengo que quedar en mi casa, si no que debería tener los medios necesarios para desarrollar otras capacidades que poseo y que no requieren que camine. En mi casa, adaptamos todo lo que pudimos las habitaciones para que pudiera “andar” y convivir con mi familia, que camina...

Pregunto: ¿No podríamos adaptar la sociedad en que vivimos para que todos los que tenemos capacidades diferentes, podamos convivir con aquellos que creen que están más “capacitados” por el simple hecho de caminar?
La Ivys on wheels!, Actualizado en: 22:13

1 comentario:

  1. Cien por ciento de acuerdo!!!
    Me encantó tu reflexión! Estoy harta de las etiquetas que solo marcan una diferencia negativa (para quién la coloca) y no permiten "ver" todas las otras cualidades positivas de esa persona.
    Qué feliz estoy de haber encontrado tu blog! Me encanta!
    Gracias por tus palabras en el mío.
    Un abrazo simbólico, porque aquí aún hace 40º y quedaríamos muy pegoteadas, jijiji!
    Fabi

    ResponderEliminar

Pasen y dejen sus dimes y diretes!!

Gracias!!!
:)

 

© 2008 - diseñado por doxs | templates - todos los derechos reservados | Re tuneando por la Ivys, sépanlo!