23 de septiembre de 2007

Everything is possible. (2º parte)


Mi mamá siempre me decía: "Querer es poder. Nunca digas: no puedo, sino: no quiero."
Querer..., es poder.
Cuando estaba en Terapia Intensiva, muchas veces, sobre todo en los momentos de lucidez, cuando el dolor era insoportable y realmente parecía que no iba a poder soportarlo..., esa frase rondando en mi cabeza, me hacía recordar que si quería, iba a poder soportar el dolor y todo lo que tendría que pasar.
No solo era dolor físico, sino espiritual y mental. Físico, por la magnitud de las heridas. Espiritual, porque a veces sentía que lo que me pasaba era un castigo. Mental, porque luchar contra la depresión, la soledad y el querer darme por vencida era una constante lucha.
Muchas veces mi hermana, quien me acompañó desde el primer momento en que me internaron, era la encargada de decirme que tenía que aguantar y seguir adelante. Muchas veces lo decía con amor.... otras, ¡era más una orden que otra cosa!, pero le agradezco por ello.
Hay situaciones en la vida que te hacen ver que todo depende de la actitud con la que enfrentes lo que te toque vivir. El accidente fue una de esas situaciones.
Perdí a mi mamá. Mi hijo, quien estaba las 24 horas conmigo, pasó a vivir con su abuelo a 1500 km de distancia, visitándome las pocas veces que permitían entrar a la Terapia a un nene de 2 años y medio.
Mi vida dependía de Dios y de los médicos. Los médicos no tenían mucha fe - las estadísticas estaban en mi contra -. Pero Dios tenía otros planes, así que los médicos con sus estadísticas, iban a tener que cambiar “su actitud”.
Mi actitud..., fue pensar en que todo tiene un propósito (ok., algunas veces ese pensamiento se peleaba con mi otro pensamiento, el que decía que esto era un castigo y todo lo que uno piensa cuando ve todo negro...). Que los médicos tenían que hacer su trabajo y que Dios haría El Suyo.
Fueron casi 3 meses de no saber en qué día vivía. Si era de noche o de día. Si me habían puesto el calmante recién, o hacía horas... (Porque el dolor era insoportable). ¡¡¡Conocí a tantos médicos!!! ¡Tantos con buena onda y tantos con mala onda! Pero por suerte los que tenían buena onda superaban a los negativos de siempre...
Querer... es poder.
Yo quería vivir, y así fue... gracias a Dios, al amor de mi familia y de mi hijo, a los médicos y las enfermeras...
Pero más que nada, a recordar que: “Querer es poder” y “Everything is possible”
La Ivys on wheels!, Actualizado en: 23:03

1 comentario:

  1. Cuánta razón tenía tu mamá!!!! Y qué bien que aprendiste la lección!
    Besos harmossssa!
    Fabi

    ResponderEliminar

Pasen y dejen sus dimes y diretes!!

Gracias!!!
:)

 

© 2008 - diseñado por doxs | templates - todos los derechos reservados | Re tuneando por la Ivys, sépanlo!